A esa hora no me llame!

Querido cliente, amigo o conocido:

El hecho que trabaje para o con usted, que nos conozcamos hace mucho tiempo o que me tenga entre sus contactos de Facebook o Whatsapp, no le da derecho a violar ciertos códigos mínimos de respeto del espacio del otro. Por eso, préstele atención a lo que le digo:

Antes de las 8 am no me llame. Ese tiempo lo uso para bañarme, vestirme, desayunar y preparar mi día (como casi todos).

Al medio día no me llame que no le voy a contestar porque ese tiempo es sagrado y lo uso para almorzar con mi familia, hacer una siesta, hacer deporte, o simplemente ver televisión.

Después de las 8 pm, no me mande mensajes por Whatsapp ni me hable por el chat de Facebook que, muy seguramente, voy a previsualizar el mensaje pero no le voy a contestar. Ese tiempo es mio, no de los dos y mucho menos suyo y voy a salir a comer con mi novia, ir a cine o a rascarme la panza viendo Warner.

Cada cosa en su momento y lugar. Por eso le pido y recomiendo que si soy tan importante como para que me busque a las 7 am o 10 pm, métame en su agenda – no me deje por fuera de ella – y entienda que por el hecho de que no le conteste o que lo haga aún sin querer hacerlo, no lo estoy odiando, simplemente está pasando la línea de seguridad que divide la puerta de salida de la oficina o de nuestro lugar común y la de entrada al baño de mi casa.

Crédito fotografía: The Giant Vermin

1 comentario en «A esa hora no me llame!»

Deja un comentario

PROYECTOS DESARROLLADOS PARA

Unidades de negocio de Carlos Cortés

Hola!

Soy Adriana Taufik, ejecutiva de cuentas, ¿en qué te puedo ayudar?

Chat