Lovemarks

Hay marcas que no son marcas, son mas que eso, hay marcas que son religiones ya que potencian la imagen mental que el individuo tiene de sí mismo y lo ubican en el lugar que desea, con las personas que desea, en las circunstancias que desea viviendo el producto / servicio, viviendo los valores de marca como propios, adoptándolos. La conexión emocional que se activa convierte poco a poco al individuo en un evangelista, un pastor de esa fe quien desea compartir con el mundo su experiencia.

 

Carlos Cortés 

Deja un comentario

PROYECTOS DESARROLLADOS PARA