Marcas, religiones y pastores

Uno de los más grandes méritos de las marcas es lograr convertirse, como Apple, en religiones. Una persona que compra un Iphone, seguramente tendrá o buscará un Ipad y/o un MacBook; un cliente Apple jamás le conectará a su equipo un adaptador o dispositivo que no tenga la manzana – de lo contrario será un hereje, un pecador -; ese cliente Apple le pondrá el sticker blanco a su Twingo en la puerta trasera, pero ese cliente, más que un cliente es un pastor en búsqueda de predicar, convertir y traer nuevos fieles. Sacar un Samsung Galaxy a su lado es una maravillosa oportunidad para que pueda esgrimir todos los argumentos del nuevo Iphone, escuchar en confesión los pecados de aquel hombre arrepentido pero, sobre todo, ofrecer la salvación: Visitar la Apple Store y experimentar la vida eterna libre de pecado y sufrimiento.

– Carlos Cortés –

Deja un comentario

PROYECTOS DESARROLLADOS PARA