Rajando panza

 

A veces depreciamos el trabajo de los demás, le restamos valor porque entendemos que nos es tan difícil, incluso llegamos a creer que nosotros mismos podríamos hacerlo.

Si a mi me dan un bisturí, podría rajarle la panza a alguien y “creer” que estoy haciendo una cirugía pero eso no me hace médico y, más importante aún, no tengo forma de garantizar un buen resultado.

 

Carlos Cortés

Deja un comentario

PROYECTOS DESARROLLADOS PARA