#CIUDADANOSDIGITALES. El valor de las palabras y los teclados táctiles #CIUDADANOSDIGITALES. El valor de las palabras y los teclados táctiles
El ciudadano digital es aquel individuo que ha integrado su identidad analógica con la identidad digital y entiende que puede pasar de un escenario... #CIUDADANOSDIGITALES. El valor de las palabras y los teclados táctiles

El ciudadano digital es aquel individuo que ha integrado su identidad analógica con la identidad digital y entiende que puede pasar de un escenario al otro con poco esfuerzo, en pocos pasos. Es aquel individuo que se apoya en los recursos disponibles en digital para complementar y potenciar su operación como marca en el día a día y que usa las nuevas tecnologías de la información para hablar, escuchar, lograr sus objetivos. Es aquel individuo que definitivamente tiene todo lo que necesita a un click de distancia, amigos, familiares, clientes, proveedores, proyectos, documentos, herramientas, todo lo que necesita para vivir, para sobrevivir.

– Carlos Cortés –

Hace algún tiempo leía una entrada del blog de un reconocido consultor y blogger español donde hablaba acerca de lo mucho que extrañaba el teclado de su antiguo Blackberry ahora que usa Iphone. Yo jamás tuve un Blackberry pero si un G1 y, al igual que esta persona, extraño ese teclado no táctil que salía por un lado del teléfono – haciéndolo más ancho, algo que en ese momento no importaba tanto como ahora-. La sensación de escribir en esos móviles era similar a la de escribir en el teclado de un computador, con la tecla que se hunde cuando se pulsa, maravilloso.

Justo cuando cambié del G1 a los Galaxy de Samsung entendí en carne propia el mensaje del artículo que había leído pero que  hasta ese momento no había vivido. La imposibilidad de escribir a la misma velocidad con un margen de error similar al que se tiene en un computador, la sensación ¿romántica? – recordando los computadores y las máquinas de escribir – de la tecla hundiéndose, pero sobre todo, la construcción de un nuevo hábito en el escenario donde ya había uno construido, arraigado y estable; todo esto pasó por mi mente en ese momento y hoy, tiempo después de la primera experiencia con un teclado táctil móvil, sigue estando allí, vigente.

Me encontraba hace un instante hablando por el chat de los Google+ Hangouts con un amigo que vive en Costa Rica y tuve una pequeña visión mientras escribía, pensé: ¿cómo cambiaría el sentido de la frase si gracias a la dinámica de uso y poca destreza con el teclado táctil cambio una letra?

gracias-por-el-rato-carlos-cortes

Nota: Comité, no comite

Escribir RARO en lugar de RATO- algo fácil de hacer porque una letra está al lado de la otra en el teclado – hubiese puesto a pensar a mi amigo que soy más RARO de lo que él ya sabía que era.

Pero la visión no se quedó allí, continuó hasta el momento en que mi amigo se despidió, como lo hacen en Costa Rica.

teclado-samsung-galaxy-s4-carlos-cortes

puta-vida-carlos-cortes

Viendo esa frase en la pantalla de mi móvil y sabiendo que las dos letras están una al lado de la otra, pensé ¿cómo se hubiera entendido esa parte de la conversación si en lugar de PURA vida, mi amigo escribiera por error PUTA VIDA? – ármelo en la mente o saque papel y lápiz -.

Pareciera todo esto una tontería pero no lo es cuando se enmarca en el contexto del Ciudadano Digital. Hoy por hoy las personas hacemos o no – por la inercia del día a día – un esfuerzo para integrar a nuestros hábitos aquellas actividades que nos van dando puntos para la cédula como ciudadanos digitales, algunos se niegan a entenderse de esa manera, a otros les cuesta un montón y a otros no tanto. En esta última bolsa están los Born Digital, aquellas personas que vienen casi que programadas para ser ciudadanos digitales, que nada de esto les cuesta trabajo – o por lo menos no tanto como a los demás mortales -. Estas personas no tienen problema con las pantallas táctiles porque, incluso sin tener contacto frecuente, son intuitivamente parte de su escenario. Pero, ¿qué piensan ellos de los teléfonos de disco?, ¿de las máquinas de escribir? o incluso ¿de los teclados del orden Blackberry antiguo?, para ellos todo esto parecen de ciencia ficción.

No voy a decir que el valor de la forma como se expresa a partir de palabras sea más o menos importante para unos u otros pero sí se evidencia, a partir de la comunicación vía dispositivos, un cierto patrón en cada caso. Hay quienes valoran o sobrevaloran la velocidad, la inmediatez, los contenidos cortos o resúmenes y la multiplicidad de labores conjuntas; hay quienes aprecian la ortografía – no queriendo decir que éste valor no se encuentre en ambos escenarios -, los contenidos con cuerpo, e incluso tocar, oler, morder, sentir más que chatear o hacer un hangout con video.

Caminar hacia adelante por el camino que se traza sin perder lo bueno de ayer e incorporando lo útil de hoy es mi elección para mañana, pero también lo analógico donde lo digital no debe entrar a reemplazar como por ejemplo un abrazo en lugar de un hangout.

Añoro el teclado del G1 pero anhelo ver lo que viene en materia de pantallas táctiles e incluso todo aquello que busque apoyar o reemplazar el teclado.

Imagen: Felipe Gabaldon

Carlos Cortés CEO

Consultor nacional e internacional​, emprendedor digital y creador de las primeras redes sociales de Latinoamérica​, escritor de varios libros especializados en marketing, creatividad, publicidad y branding, docente en la Maestría de Mercadeo de la Universidad Externado de Colombia y del MBA de la UAGRM de Bolivia, investigador del Observatorio Colombiano de Social Media, varias veces jurado del Festival Iberoamericano de Creatividad y Estrategia. Director Creativo de Carlos Cortés Agencia ​con quien ha atendido clientes como HP, Presidencia de la República de Colombia, Roche, Andrés Carne de Res, Marriott, Converse, Radamel Falcao García, Fox Channels Colombia, Renault, Frisby, entre otros​.​

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *