Convierte a tus empleados en bloggers Convierte a tus empleados en bloggers
También debes leer Convierte a tus empleados en bloggers

convierte-a-tus-empleados-en-bloggers-carlos-cortes

 Recuerdo ver en los años 90 cómo las compañías le cerraban las puertas al chat al interior de la organización, esto es, firewalls y herramientas de seguridad que inhabilitaban la posibilidad de uso y comunicación a través de este recurso tanto hacia adentro como hacia afuera. Ese aquelarre digital se movía gracias a un combustible altamente volátil: el temor. ¿Temor a qué?, se podrá preguntar quien lee. Temor a perder el control sobre lo que dicen las personas, cómo y a quién lo dicen.

Con la llegada y masificación de las comunidades y redes sociales digitales, ese temor, en muchos casos, se convirtió en pánico al ver que el poder aquel de antaño – no mucho tiempo atrás – sufría un golpe de estado fulminante. Es que mis empleados no me quieren!!! – se escuchaba en los comités -. Pero ¿cómo lo van a querer si está bloqueando Youtube, Facebook, Twitter y hace que en la entrada de la empresa cada empleado entregue su celular? Hago un pequeño paréntesis para traer de regreso un recuerdo, tengo en la mente vívida la imagen de los comunicadores sociales de una Alcaldía y de una Gobernación, hace no muchos años, angustiados pensando ¿cómo vamos a hacer? ya que no tenían acceso a redes sociales desde la red interna, y también recuerdo pasar frente a un café internet que se encuentra en la zona aledaña y verlos allí, trabajando fuera de la oficina – se que suena raro al tratarse de empleados públicos pero así fué -.

Pues como para todos los males, casi siempre hay una cura, y en este caso, para ese tipo de miedo también la hay y es lo que quiero explicar a continuación.

El empresario siempre tendrá sus argumentos: es que pierden mucho tiempo hablando pendejadas por celular– cosas que no tienen que ver con el trabajo o personales -, es que por Internet buscan trabajo y en cualquier momento me dejan el puesto tirado, es que deben dejar tranquila a la mamá o al novio porque estamos es trabajando, es que la distracción genera ineficiencia y pierdo dinero, es que, es que y más.

Otro paréntesis. Traigo desde el archivo alguna ocasión en que a mi oficina llegaron un diseñador y un comunicador social solicitando que, por favor, los moviera de oficina porque el ingeniero con el que compartían el espacio de trabajo, veía fotografías de hombres desnudos en horario de trabajo y como estaban los monitores cercanos, la situación les incomodaba.

Como vemos, el empresario no es el único que se queja y toma medidas. 

Una idea que puede llegar a ser útil es convertir a los empleados en bloggers -no todos podrán o tendrán la capacidad para llevar un blog -, esto es, darles la posibilidad de compartir lo que saben con sus compañeros de trabajo, familiares, amigos y seguidores, compartirlo desde la plataforma de la compañía y amplificarlo desde redes sociales personales dependientes de la plataforma corporativa.

La lógica. Esas ganas y necesidad que todos tenemos de compartir, de hablar, de estar conectados, de interactuar con otros, que al interior de la organización pueden generar conflictos, deberían no castrarse sino convertirse en algo positivo que, incluso le permita gana visibilidad a aquellos trabajadores fantasma, ganarla a partir de una propuesta que genere valor, que logre seguidores y conversaciones con éstos. De igual forma es de cuidado convertir a un blog personal en un mecanismo de vocería de marca corporativa por lo que hay que hacerlo bien pensado desde el principio. Conozco compañías que tienen 34 años de historia donde hay un empleado que lleva 33 años trabajando allí, ¿se imagina la cantidad de historias que tendría para contar? y no necesariamente relacionadas con el trabajo, sino con lo que le gustaría compartir con otros que, incluso podría ser la experiencia de comprar su primera nevera y que ésta se dio trabajando en esa compañía, en la que actualmente labora.

El poder del individuo moderno. Es algo sobre lo que hago énfasis cada vez que tengo la oportunidad de mencionarlo bajo el paraguas de los Social Media. El individuo del común como cualquiera de ustedes o yo, tiene un gran poder que nunca antes en la historia de la humanidad había tenido y que los Social Media potencian, es el poder de hablar, de ser escuchados y que con su propuesta de comunicación suceda algo. El empoderamiento y la carencia de entrenamiento permiten que algunos se conviertan en micos con pistola, algo que es perjudicial para la salud de la empresa y de ellos mismos, por lo que, si la organización invierte tiempo y dinero, seguramente deberá invertirlos también en capacitación.

La tecnología. Hoy por hoy, casi todas las compañías tienen su web site y en muchos casos éste se encuentra parado sobre un CMS (Content Management System – Sistema de Gestión de Contenidos) a lo que el empresario puede solicitar a quien lo desarrolló que le incorpore funciones de Multisite para que cada blogger pueda tener una dirección del tipo carloscortes.miempresa.com o miempresa.com/carloscortes. De igual forma, a cada blogger se le podrá habilitar una cuenta en las redes sociales donde la estrategia ha definido que se hará presencia y se construirá masa crítica, llámese Facebook, Twitter, Youtube, entre tantas. Esas redes tendrán la misión de amplificar el poder de comunicación del individuo, de llevarlo lo más lejos posible, siempre trayendo consigo tráfico, interacciones, ventas, o cualquier otro resultado planeado.

El músculo. Haciendo correctamente la implementación de la plataforma de bloggers en la organización – convertir empleados en bloggers -, ésta se transformará en un poderoso músculo de marketing, piénselo bien.

Los controles. Esta movida de convertir empleados en bloggers es peligrosa pero jugosa. ¿Dónde están los peligros?, por ejemplo en la divulgación de contenidos confidenciales o no permitidos, algo que puede suceder desde una red social como Facebook y no es exclusivo del blog personal corporativo, para lo que hay protección legal. Es claro que si la única motivación es la creación e implementación del mecanismo, se habrá perdido tiempo y dinero, ahora, si está conectada con objetivos más elevados, de igual forma serán los resultados. Regular, controlar, negociar las publicaciones y los tiempos de producción y coordinar agendas, todo esto se podrá hacer desde un Comité Editorial o de contenido.

Ya sea para apoyar el soporte técnico que se le da a los clientes o para dar asesoría o apoyar un proceso de educación de la fuerza de ventas, clientes, proveedores, aliados, educar para activar la recompra, gestionar casos, para lo que se usen los blogs, seguramente traerá más beneficios que situaciones negativas.

Este es un ebook que no puede faltar en tu biblioteca de documentos de Marketing Digital.

Carlos Cortés CEO

Consultor nacional e internacional​, emprendedor digital y creador de las primeras redes sociales de Latinoamérica​, escritor de varios libros especializados en marketing, creatividad, publicidad y branding, docente en la Maestría de Mercadeo de la Universidad Externado de Colombia y del MBA de la UAGRM de Bolivia, investigador del Observatorio Colombiano de Social Media, varias veces jurado del Festival Iberoamericano de Creatividad y Estrategia. Director Creativo de Carlos Cortés Agencia ​con quien ha atendido clientes como HP, Presidencia de la República de Colombia, Roche, Andrés Carne de Res, Marriott, Converse, Radamel Falcao García, Fox Channels Colombia, Renault, Frisby, entre otros​.​

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Deja un comentario