Miel

Desperté en la mañana con amores, con el deseo de escribirle a Ángela, con ganas de hacerle una carta tan dulce que los dedos se me pegaran al papel.

En la noche se la entregué y mientras lo hacía cerré los ojos y la vi enredada, completamente enredada, casi estrangulada con el lacito dorado que nos unía.

– Carlos Cortés –

Deja un comentario

PROYECTOS DESARROLLADOS PARA